suscribirse: Artículos | Comentarios | Email

En la vida pasan cosas

Comentarios desactivados en En la vida pasan cosas

En la vida pasan cosas, Foto de Oza

El tipo aquel me decía muy serio que era agente del CESID, que terminara de comer rápido y que le siguiera. ¡Pero ya!. Yo estaba acabando el segundo plato en aquel barucho. Lo que había recaudado el día antes no me daba más que para un menú de baja estopa. ¡Que se dé prisa le digo!. Bueno, bueno, voy un momento a mear. Me levanté y nuestras miradas quedaron crucificadas en hielo. Otro lío, otra vez que me equivocan con algún terrorista. Entré rápido en una pequeña bodega aneja a la barra, cogí el gabán, la guitarra y el waffle y me piré. Pillé un taxi y le dije al conductor: ¡no pare hasta Santiago!. Entré en otra tasca y allí., sentada, una mujer joven y morena no paraba de mirarme mientras sorbía un café solo. Salí y fue tras de mí. Me paró agarrándome por detrás. ¿Qué quiere?. ¡Bésame!, me susurró. Pero si no la conozco. Y eso qué, dijo. Y me besó suavemente en los labios. Yo inerte. Y se fue a paso ligero. Al cruzar la calle un taxi frenó en seco y el silbido que produjo me dejó atolondrado: ¡es él!, gritó alguien detrás de mí. Instintivamente salí corriendo y me refugié en un portalón cercano. Sentí las pisadas a todo correr afuera. Al salir de mi escondrijo una fina lluvia comenzaba a humedecerlo todo. El chaparrón posterior dejó las calles vacías mientras se fue haciendo de noche. A unos metros divisé las letras CH. ¿Una habitación, por favor?. En un pequeño casset puse a Charlie Parker. Después me dormí escuchando a Django Reinhardt. A la mañana siguiente me vestí como siempre y salí a tocar a la plaza. Había que sacar para comer.

 


Texto y foto | OZA

Los comentarios están cerrados.

Pin It on Pinterest

Share This