Sombra errante

Habíamos salido de Torresmunitis, camino de Casablanca, para adentrarnos en el monte, donde, víctima de la insolidaridad y del régimen, fue capturado el Lute. De repente, el sol nos deja en penumbra sin que hubiera nube alguna. Una avalancha de liebres y conejos, que por allí se crían con facilidad, nos adelantan en carrera despavorida. En la misma dirección un grupo de zorros y posteriormente una manada de lobos.

Lee mas