La oscura cara del Euro

El Euro nació para dar fortaleza, estabilidad, equilibrio y autonomía a los países de Europa. También para eliminar el coste de conversión entre monedas que tanto perjudicaba a particulares y empresas. No obstante, el Reino Unido, Dinamarca y Suecia se olieron el “percal” y no entraron al “trapo”.

Leer más