suscribirse: Artículos | Comentarios | Email

Tres reflexiones sobre las elecciones de Estados Unidos

Comentarios desactivados en Tres reflexiones sobre las elecciones de Estados Unidos

mcuest_03

Primera.

La historia del hombre sobre la tierra es larga. La historia de las civilizaciones ocupa una parte pequeña de esa línea del tiempo. La época de Estados Unidos como nación no deja de ser un pequeño trazo en la misma y no digamos la etapa de la esclavitud y el racismo, la lucha por los Derechos Civiles… A los que tenemos memoria histórica, por haberla vivido o leído y sentido nos puede parecer mucho tiempo, un largo camino, pero realmente queda muy diluido todo en el largo tiempo. Y hoy se produce el cambio brutal. Un negro en la presidencia de Estados Unidos. Imagino lo que deben sentir aquellas personas que viven y vivieron esa etapa en carne propia una noche como hoy. Posiblemente sea el día más feliz de sus vidas por el cambio que ellos mismos han protagonizado junto a muchos más.

Todos somos esclavos de los errores, aunque no sean provocados más que por nosotros mismos. Pero esos errores, comparados con esa línea del tiempo de la que antes hablaba, no ocupan más que una infinitésima parte de la historia del hombre y una pequeña parte de nuestra historia personal. A partir de ellos se puede construir algo nuevo, diferente y no es necesario que ese cambio lleve tanto tiempo para que no podamos disfrutarlo (justo ahora escucho a Obama hablar de una mujer negra de ciento seis años que no pudo imaginar nunca que por ser mujer y negra pudiera participar activamente en su elección).

Segunda.

También me ha impresionado la personalidad de este hombre. Aparte de su historia personal, importante sin duda porque ha contribuido a forjar su persona, me quedo con su manera de afrontar esta lucha. No exento de sentimientos, parece un hombre impertérrito, con un discurso fluido que aporta una gran dosis de credibilidad, con las ideas muy claras, con una gran fuerza interior que le empuja siempre hacia adelante, sin desfallecer, creyendo desde el principio en sus posibilidades cuando nadie daba un duro por él, como un martillo pilón movido por la fuerza constante del agua golpeando sobre el metal hasta conseguir darle la forma deseada. Esa fuerza anima e inspira.

Tercera.

Hace ya más de una hora escuché a McCain reconocer su derrota. Sin entrar en su discurso y en si fue elegante o no, que lo fue, también me quedo con una cosa. No sé si literalmente, pero vino a decir que “no pasaría un minuto de su vida lamentando los errores que hubiera podido cometer en esta campaña y que sólo disfrutaría de sus buenos o malos momentos en su concepción del servicio a su país”.

No participo de sus ideas políticas ni por asomo pero si admiro su capacidad de lucha y sacrificio aunque sea defendiendo una concepción de valores muy diferente a la nuestra

Por último, y ya son cuatro: YES, WE CAN.

Los comentarios están cerrados.

Pin It on Pinterest

Share This