De anillos y otras leyendas

La amplia estancia estaba en completo desorden, los rayos de sol entraban por las rendijas de la ventana situada frente a la Iglesia, un frío terrible la envolvía y un sabor amargo subía hasta su boca. A sus gritos ahogados respondían las campanas de la catedral, el murmullo de rezos entre velas y el irrespirable olor a incienso.

Lee mas