suscribirse: Artículos | Comentarios | Email

Los labios de la rotonda

Comentarios desactivados en Los labios de la rotonda

Los labios de la rotonda, por Oza

La luz del mediodía no es buena para hacer fotos. Chilla, el blancor es intenso y rebota en los espejos de las cosas. Es una luz que cansa y llena, “atora”, que diría un lidiador.

Pero tuvimos que ir a buscar detergente al Carrefour al mediodía. Ya saben: yo trabajo, ella trabaja, la ropa, la lavadora. Total, pillo el coche y al “pricadeantes”. En la rotonda de Santiago Martín “El Viti”, al lado del Cuartel de Ingenieros, que trifurca las carreteras de Zamora, Valladolid y Fuentesaúco, se alza un labio de arbolitos que adornan un estrechito jardincillo, pegados ambos al cuartel. Y cuando principia abril y todo el mundo sabe que en el Jerte florecen los cerezos y aquello es una romería que ni la Meca…pues yo iba en mi coche caminito del tambor de Colón. Entro en la rotonda, mal como siempre, y veo a los arbolitos florecidos allí, como labios de nata recién nacida, con la carita lavada en leche nueva, juntitos, coronados por una sonrisa tierna y mágica, subyugante (la naturaleza es así.). Se puso verde el semáforo y yo pasmado con la visión, en punto muerto y el freno de mano. Di tres vueltas a la rotonda ensimismado. “No sé para que te hablo, te hablo y te hablo, ¡es que no me escuchas!, ¡pareces tonto!”, chilló alguien al lado. Volvimos con el carro lleno. La pechuga de pavo estaba de oferta. Pero aquellos labios…

 


Texto y foto | OZA

Los comentarios están cerrados.

Pin It on Pinterest

Share This