suscribirse: Artículos | Comentarios | Email

Villalar de los Comuneros

25 comentarios

Castilla y León celebra este lunes 23 de abril su fiesta grande: Villalar o el “día de los Comuneros” como se dice en estos pagos. Con tal motivo, se reúnen en la Campa de Villalar unos cuantos políticos, bandera en ristre, para defender no se sabe qué sentimiento de unidad y autonomía (nacionalismo tan encubierto como absurdo) que esta Comunidad Autónoma no tiene. De todos los acontecimientos históricos que podían haberse elegido para celebrar el día de la Comunidad, se eligió uno que, ni se entiende, ni representa a la totalidad de las provincias. A pesar de esto, se nos mete con calzador una celebración que, al parecer, ensalza la democracia, la Comunidad Autónoma y no se sabe cuántas zarandajas más, en boca de esos políticos iluminados que, henchidos de “emoción patriótica”, pretenden insinuar que Padilla, Bravo y Maldonado estuvieron a un “tris” de fundar, en pleno siglo XVI esta nuestra comunidad. Esta es una de las tristes consecuencias del Estado de las Autonomías: las reiteradas e inmisericordes patadas a la Historia de España. La realidad de los hechos no parece importar, y en su lugar se inventan cuentos de hadas para que cada cual arrime el ascua a su sardina.

Y así nos va. Con un país a la deriva, en crisis constante y al que se le va privando, para satisfacer oscuros intereses políticos, de su rica y compleja historia. Por eso quiero, como desagravio, y para intentar aclarar un poco todo lo que rodea a esta fiesta de Villalar, que la mayor parte de la población desconoce, resumir la realidad histórica de la revuelta de los comuneros de Castilla.

Como diría una buena novela, todo empezó el 19 de septiembre de 1517. El príncipe Carlos de Gante tocaba suelo español rodeado por sus consejeros, llamados “extranjeros” por los castellanos.

Antes de su llegada, se habían desarrollado, tanto en Castilla como en Bruselas todo tipo de intrigas para ocupar el trono vacante desde que la reina Juana, injustamente bautizada como “La Loca” fuera inhabilitada . En Castilla existía una cierta oposición al prícipe, capitaneada por su propio abuelo, el rey Fernando, que prefería a su hermano, también llamado Fernando y, al contrario que el príncipe, educado en Castilla. La muerte del rey favoreció al bando flamenco que proclamó, en la iglesia de Santa Gúdula (Bruselas) a Carlos como rey de Castilla y Aragón, algo totalmente ilegal, pues la reina legítima seguía siendo Juana I. Este casi “golpe de estado” provocó varias algaradas en las ciudades castellanas y entre algunos nobles. Sólo la contundencia y carisma del regente, el Cardenal Cisneros, pudo contener en esa ocasión lo que amenazaba con convertirse en una guerra civil. A pesar de la supuesta calma, desde el regimiento de Burgos partió una llamada a todas las ciudades con representación en Cortes para realizar una ayuntamiento entre ellas y hablar de la situación: el nombramiento de Carlos era ilegal, la reina era Juana y sólo las Cortes podían ratificar el nombramiento real.

Así estaban las cosas cuando la flota de Carlos llegó a Tazones. Como necesitaba reforzar su autoridad y legalizar su nombramiento, convocó Cortes en Valladolid en 1518. Allí, tanto la nobleza como el clero le ratificaron sin problemas, pero los procuradores de las dieciocho ciudades con representación en Cortes pusieron sus condiciones, entre las que estaban la prioridad de los derechos dinásticos de la reina madre y el nombramiento de cargos, oficios y privilegios entre los castellanos, no entre extranjeros. Carlos prometió, fue finalmente ratificado y, claro está, no cumplió. Los flamencos coparon los principales cargos, marginando (y cabreando, claro) a la nobleza castellana y a las oligarquías ciudadanas.

Tras su ratificación en Castilla, Carlos partió hacia Aragón cuatro meses después para conseguir lo mismo, dejando Castilla en manos de los flamencos. Esto, unido a las tensiones anteriores, no resueltas del todo, las malas cosechas, y la mala situación económica, fue encendiendo cada vez más los ánimos.

Para colmo de males, el abuelo paterno de Carlos, el emperador Maximiliano, había muerto por entonces, y el joven rey era el principal candidato a sucederle. Carlos movió sus hilos y, estando aún en Barcelona, recibió la noticia de su elección como Emperador de los Romanos (Sacro Imperio Romano) Esto suponía que tenía que partir de inmediato a Aquisgrán para ser coronado y pagar los gastos que suponía su elección, sobornos incluidos. El dinero para cubrir dichos gastos saldría, claro está de sus reinos; sobre todo de Castilla, en la que volvió a convocar Cortes sin haber pasado el plazo legal para hacerlo (tres años entre convocatorias).

Estando el patio tan revuelto, aquella convocatoria sólo contribuyó a empeorar las cosas. Era un reunión precipitada, para cumplir con un objetivo que Castilla no podía entender, y para mayor INRI, en una ciudad muy alejada de todo el meollo del cabreo: La Coruña. Además, ya desde las Cortes anteriores, Toledo había iniciado, de forma aún sutil, la rebeldía, mandando un regidor y un jurado al gobierno flamenco de Carlos para insistir en el cumplimiento de las peticiones hechas en las Cortes de Valladolid. No contó con el apoyo del resto de ciudades castellanas, a pesar de considerar que Toledo tenía razón y el gobierno no les hizo ni caso, de modo que decidieron aprovechar aquella nueva convocatoria de cortes para recabar apoyos y hacer un frente común ante los flamencos. Estos lo sabían y decidieron presionar de mala manera a las ciudades castellanas para que eligieran procuradores prorrealistas y manipulables. Toledo se negó y los flamencos expulsaron a los procuradores de la ciudad imperial de las Cortes de La Coruña. El rey, además, amenazó a la ciudad, pidiendo que el regidor, Juan de Padilla se personara en la corte para ser castigado.
Ante estos hechos, Toledo se reveló y Juan de Padilla se convirtió así en el primer líder comunero. Esta es la primera razón histórica por la que la fiesta del 23 de abril es absurda, pues el movimiento comunero estalló en Toledo, ciudad que no forma parte del territorio de la actual Castilla y León.

Volviendo al siglo XVI, mientras esto ocurría en Toledo, en La Coruña, los procuradores del resto de ciudades con representación en Cortes, a pesar de ser supuestamente favorables a Carlos, trataron de hacer ver el descontento general. A pesar de las quejas, accedieron finalmente (con alguna que otra amenaza, sin duda) a darle al rey 200 maravedíes para colmar sus aspiraciones al trono alemán. La contrapartida era que el joven rey nombrara en su ausencia a un regente castellano, pero Carlos volvió a faltar a su palabra, dejando a Adriano de Utrecht, su preceptor como regente.

Y se armó, claro. Los segovianos se amotinaron, ajusticiaron sin más historias a su procurador en las cortes y destituyeron a las autoridades regias, comenzando así la guerra civil. El resto de ciudades de la Castilla de entonces, que era toda España salvo el Reino de Navarra y la Corona de Aragón, se levantaron en armas. Las ciudades de la meseta fueron las más radicales (lo que hoy son las dos Castillas), incluida León, mal que les pese a algunos, mientras que en las del sur el movimiento tuvo un carácter de lucha de clases, pues existía un mayor control de la nobleza sobre las ciudades.

Para intentar sofocar la revuelta, el ejército real atacó e incendió Medina del Campo. Esto provocó que Toledo impulsara el carácter político de la revuelta, llamando a todas las ciudades con representación en Cortes a constituirse en una Junta Magna como alternativa al rey, lo que suponía una ruptura institucional con él.

Los comuneros se sentían legitimados en su ruptura pues los principales derechos a la Corona de Castilla los tenía la Reina Juana, con la que se reunieron en Tordesillas el 29 de agosto de 1519. La reina les dio su aprobación para desarrollar su proyecto político, que no era, como insinúan algunos políticos iluminados de estos siglos, alcanzar la democracia, si no limitar un poco el poder del rey, o lo que es lo mismo, reforzar el papel de las Cortes para que participaran e intervinieran en los asuntos del reino. El rey reinaría y legislaría, pero sus leyes se legalizarían con la participación de las Cortes. Toda una revolución, sin duda, para aquellos tiempos, pero que realmente ya ocurría en la Corona de Aragón. Es decir, ni se inventó nada, ni el movimiento pretendía una ruptura institucional. Sólo querían renovar un antiquísimo contrato medieval: un gobernante justo y que buscara el bien común merecía la lealtad de sus súbditos. Caso contrario, lo justo era que estos le derrocaran. Los comuneros no fueron unos visionarios como muchos pretenden hoy en día. Más bien querían volver a los ideales de tiempos pasados.

La Junta Magna intentó, no obstante, ejercer el gobierno de Castilla, pero desde el principio contó con la oposición de la alta nobleza y de sectores moderados de las ciudades, que se unieron al bando realista. Para colmo, algunas ciudades comenzaron a mostrarse reticentes.

En 1520 Burgos, que tenía intereses comerciales en Flandes, abandona el movimiento. Con ella pasaban al bando real Santander, Laredo y Bilbao, que dependían de los intereses comerciales de Burgos. Al problema que esta escisión provocó se unieron las incipientes luchas de clases dentro del propio movimiento: artesanos, jornaleros y pequeños comerciantes, que nunca habían tenido acceso al gobierno de sus ciudades, empezaron a pedir más derechos, mientras que los líderes comuneros insistían en defender los suyos propios como miembros de la nobleza urbana. Por otro lado, los campesinos del alfoz de las ciudades, también se sentían discriminados ante estas y comenzaron a amotinarse, contra esta oligarquía urbana y, sobre todo, contra sus propios nobles rurales, de los que pretendían independizarse.

Esto último provocó que la nobleza castellana se uniera definitivamente al bando realista, sofocando las revueltas campesinas y aportando al ejercito real sus propias mesnadas. En diciembre de 1520 el ejercito del rey tomó Tordesillas, obligando a la reina Juana a retirar la legalidad a la Junta Magna, lo que provocó la última desbanda de juristas y caballeros hacia el bando real. Esto precipitó los hechos y, finalmente, el 23 de abril de 1521 en Villalar, los comuneros fueron estrepitosamente derrotados. Sólo Toledo se mantuvo rebelde unos meses más antes de sucumbir.

comuneros.jpg

En definitiva: esta fiesta de Villalar es una tontería. No se pretendía nada de lo que ahora cuentan los políticos interesados, más que nada en esa “Fundación Villalar” que tan buenos dividendos les proporcionan. El movimiento afectó a toda la Castilla de entonces, no sólo a la Castilla y León de ahora y, básicamente, fue un intento de aumentar la influencia y el poder de las ricas oligarquías urbanas frente a los que conformaban el nivel más bajo de la sociedad, pequeños artesanos y campesinos, que siguieron tan fastidiados como siempre. De defensa de la democracia, nada de nada. Entre otras cosas porque, en el siglo XVI hablar de tal cosa era marciano.

Por eso UPyD Castilla y León nunca ha apoyado esta fiesta absurda. Incluso se han propuesto otras fechas, como es el caso del 18 de abril. Tal día como ese, en 1188, Alfonso IX de León convocó, en la Basílica de San Isidoro de León a los llamados entonces “hombres buenos”, o lo que es lo mismo, a esa incipiente oligarquía urbana que por primera vez intervenían en los asuntos del reino. Estas primitivas cortes, que luego copiaron el resto de monarcas peninsulares, darían lugar a lo que hoy son los parlamentos europeos. Esta es, sin duda, una celebración mucho más lógica y beneficiosa para todos.

Villalar tuvo su importancia en su momento, pero celebrar aquella derrota, ni es objetivo, ni generará nunca sentido de comunidad.

 

 


Artículo publicado en el blog De cultura y otras historias por “María José Calvo Brasa”

  1. ¿Pero lo único absurdo es la fiesta o lo es también la anti-histórica e impuesta comunidad autónoma creada por la UCVD y el PSOE que lleva el sobrenombre de “Castilla y León”?

  2. Srs. de “Oeste Purpura”, en Salamanca somos muchos los salmantinos que nos consideramos castellanaos, no leoneses, su “Reino de León” lo consideramos tan absurdo como el engendro “Castilla y León”, o más.

    Saludos desde este blog castellano (que no castellanista) ;)

  3. María José, a tu propuesta de una mejor fecha para celebrar “el día de la comunidad”, podrían unirse otras como la fecha de la unificación de los dos antiguos reinos, u otras parecidas.

    Muy buen artículo como ya te comenté en su momento. Los mitos, las leyendas y los cuentos chinos que pretenden cambiar la historia y la realidad igualan a “leonesistas”, “castellanistas”, “castellanoyleonesistas” y otros pseudonacionalistas de tres al cuarto, incluidos los políticos de esta comunidad empeñados en hacer creíble lo increible. Tal vez el siglo que viene, aunque celebrar el día de Villalar seguirá rechinando un poco.

  4. Estimados amigos…hoy día de la Comunidad de Castilla y León…día del libro…he tenido la oportunidad de bajar a la Plaza Mayor…allí hasta la música de la cada día más escueta banda municipal sonaba triste y eso que tocaban aquella de…y a mí me gusta el vino….allí en la Plaza Mayor de Europa parecía que todo estaba en “blanco y negro”…allí solo se veían personas mayores y algún que otro nieto con el abuelo…el día gris marengo también acompañaba.

    Por eso 2012 podría ser uno de los días más triste de la otrora alegre y bulliciosa ciudad de Salamanca.

    En la Fiesta de Villalar solo cree la Fundación Villalar…que solo se conoce en Salamanca por los anuncios que hace en algunas radios, televisiones y prensa un par de semanas antes de la fiesta…el resto del año brilla por su ausencia.

    Está claro que Castilla y León ha entrado en “barrena”…en poco tiempo veremos como tendrá que ser absorbida por la Comunidad Autónoma de Madrid…y a esto se llama la “fuerza de coriolis”…de la cual escribiré en esta semana un pequeño artículo…que ya estaba pensado hace tiempo.

    Os recomiendo releer “Phantomas of Fuensaldaña”…publicado en Salamancablog :)

    Saludos…y así hasta otro Lunes de Aguas…y otro Villalar de los Comuneros.

  5. Yo como salmantino no me siento representado por esta comunidad ni tengo sentimiento de ella, me siento charro, leonés y español (por ese orden además) y me parece que la conmemoración de Villalar es un despilfarro, además que no sé que pinta celebrar una derrota como fiesta de la comunidad si tenemos en cuenta que es una derrota y que se inició y acabó fuera de la Comunidad (Toledo) siendo comuneras también ciudades extremeñas, murcianas o andaluzas.

  6. Buenas tardes Arribes:

    Bueno, bueno, yo que mi familia proviene de la Zarza de Pomareda o Pumareda…que nunca lo hemos tenido claro…solo puedo decir que el antiguo reino de León ocupaba estas tierras…por eso en el Este de Portugal y Oeste de España se hablaba un idioma diferentes hasta la “romanización”…

    Pero más allá de las fiestas o no fiestas…las Arribes es el mayor y más despoblado territorio de toda la UE…y el más productivo…ya que dividen la producción de energía de los saltos entre el número de habitantes…y zas…los más productivos del mundo…vamos..que las Arribes son las más bonitas…las más productivas…y las más dejadas de la “mano de dios”.

    Seamos lo que seamos…lo importante es que cada habitante sepa luchar por su tierra…ya que los de Madrid (o Barcelona), o España, o Castilla y León, o Diputación Provincial de Salamanca…nadie de estos os va a sacar del abandono…la gente joven de las Arribes debería ser nominada como “héroes”.

    Saludos y que las Arribes recuperen población…que la riqueza no lo es todo…como hemos visto con vuestra productividad :)

  7. María José…si me estás escuchando…observo que sabes todo de esta historia…¿puedo pedirte algo?…

    Que sigas las historia sobre María de Padilla…esa sí que fue brava.

    También sobre el Obispo de Zamora…necesitaríamos alguno así por estos lares…en este momento.

    Es lo importante de la historia de los Comuneros,la lucha por sobrevivir a un incierto futuro…yo opino que el levantamiento fue popular…y se unieron los nobles porque el emperador dio prebendas a los “extranjeros…hasta que el mismo emperador cambió su “política” y convenció a algunos nobles…luego a otros…y al final muchos dejaron de apoyar el movimiento comunero…fracasando…cortando la cabeza a los únicos nobles que no cambiaron de “bando”…vamos lo de siempre.

    A mi lo que más me gusta de todo esto es el poema de un poeta leonés, la música del Nuevo Mester de Juglaría…

    Y al final…”desde entonces ya Castilla…a…a…a no se ha vuelto a levantar…en manos de rey bastardo…o de regente falaz…quien sabe si las cigüeñas volverán por San Blas…y aquello de si los pinares ardieron…aún nos queda el encinar

    Ánimo Castellanos, ánimo leoneses, ánimo castellanoleoneses…algún capitán volverá…quien sabe cuando…pero llegará :)

  8. ciudadano says:

    El espíritu leonés, por José Sánchez Rojas (1915) Salmantino de Alba de Tormes (1885).

    La unión de los reinos que abarcaban media península fue algo a nivel institucional pero en 1925 se creó la Hermandad Mayor del Reino de León y Galicia para defender desde las entidades locales unidad lo común del territorio que se unión al reino de Castilla. Por no decir que los representantes salmantinos en la guerra contra Napoleón formaron parte de la junta del reino de león.

    Los comuneros firmaban como de León y de Castilla diferenciándolo. No es ni mucho el mito que se pretende promover. Y hubo comuneros de Aragón, Teruel como ciudades comuneras Jaen, Lorca, Murcia, etc.

  9. Chibus says:

    Estimado ciudadano…quizás te guste escuchar el Himno Comunero de Luis López Álvarez (gran poeta leonés), cantando magistralmente por el Nuevo Mester de Juglaría (grupo segoviano con algún charro en el equipo)…

    Y la verdad sea dicha: “desde entonces ya Castilla (quizás querían decir Castilla y León) no se han vuelto a levantar”.

    Por encima de todo…nos falta población…le falta a Castilla y l falta a León…y le falta a Castilla y León…moderna autonomía salida de de la nueva etapa democrática española…pero que nos hemos “enredado” en tonterías en lugar de avanzar…como “dios manda”.

    El gran problema de Castilla y León es la despoblación, después el envejecimiento…y si seguimos así…seremos un “trozo” de la gran fuerza de “coriolis” española…llamada Madrid.

  10. Puestos a buscar ejemplos y referencias hay muchas, y si hablamos de la ciudad, de la capital, y no de la provincia (aunque el este salmantino, especialmente las comarcas de Las Villas, Peñaranda, etc) han sido siempre castellanas.

    Unamuno

    Salamanca, Salamanca
    renaciente maravilla
    académica palanca
    de mi visión de Castilla
    Oro en sillares de soto
    en las riberas del Tormes;
    del viejo saber remoto
    guarda recuerdos conformes.
    Hechizo salmanticense
    de pedantesca dulzura;
    gramática del Broncense,
    florón de literatura.
    ¡Ay mi Castilla latina
    con raíz gramatical,
    ay tierra que se declina
    por luz sobrenatural!

  11. Ciudadano, nombras dos escritos, podría nombrarte otros muchos de esa época hablando de la Salamanca castellana, también de la leonesa, como hizo Unamuno, pero nunca refiriéndose a la ciudad de Salamanca. También de los grupos, brigadas, etc que se llamaron “de Castilla” formadas por salmantinos, etc, etc.

    Sé que los leonesistas, por propia experiencia personal y por que muchas veces habéis dado (no quiero generalizar pero casi que me veo obligado a ello) la coña en este blog, blog salmantino y castellanoleonés o castellano a secas, incluso intentando que aquí se diga y se enlace lo que alguno de vosotros queréis. Así que no voy a entrar al trapo, salvo que os pongáis pesados y entre a ridiculizar vuestros argumentos.

    Como bien ha dicho Chibus aunque con otras palabras, a la mayoría de los salmantinos les importa una mierda todo esto. Sé que ser “leonesista” es complicado y duro, y que se corre el riesgo de ser tomado por friki (sobre todo cuando se hacen las rídiculas pintadas por la ciudad que nadie entiende).

    La historia es la historia, y el presente es el presente, y del futuro algunos queremos que se parezca más al espíritu universalista castellano y salmanticense que al provinciano y anclado en el pasado del leonesismo y del pseudonacionalismo charrista.

  12. Bueno por si ayuda:

    Parece que un gran líder europeo ha dicho que antes España le caía simpática porque era un País “complejo”…que sabiendo vivir las culturas “maternas” eran capaces de exportar al mundo una visión “universalista”…

    Ahora cree que estamos en gran crisis de identidad…y que de un País “complejo” hemos pasado a País “complicado”…y esto es lo más parecido a los Países del África… que son incapaces de salir del “terruño” y por ello caen una y otra vez en pozos sin fondos.

    Lo que está claro es que Castilla y León somos 2,5 millones de habitantes en la segunda Región más extensa de la Unión Europea, somos la más despoblada y la más envejecida…si no cambiamos la brutal caída humana no tendremos derecho a tener autonomía…pasando a depender de Madrid. Por todo ello el único reto que nos debería quitar el sueño es el de repoblarla con otros 2,5 millones de habitantes den diez años…lo demás es seguir excavando para salir del hoyo…a la gran economía le importa “un bledo” si uno se siente de aquí o de allá.

    Si llegáramos a 5 millones de habitantes,tendríamos más peso en España por las votaciones y con ello inversiones en infraestructuras básicas. Si tuviéramos 5 millones de habitantes, más empresas invertirían en nuestra Región…generarían más economía, más empleo…y podríamos vivir “dignamente”…ahora, si seguimos con nuestros “rollos medievales”…seremos tragados por el agujero negro…también llamada fuerza de Coriolis…observando como desagua una bañera…el sumidero sería Madrid.

  13. ciudadano says:

    Biografía:

    José Sánchez Rojas » Nació en Alba de Tormes el 19 de Abril de 1885 en la antigua calle de la Corona nº 2, hoy calle Sánchez Llevot. Se llamaba José Jorge Sánchez Domingo aunque fue conocido como José Sánchez Rojas.

    Estudió derecho en la Universidad de Salamanca teniendo como profesores a Dorado Montero y Unamuno. Era un bohemio que viajó por Europa al terminar su doctorado en Derecho por Madrid. Se entrevistó con personajes de la talla de Lenin y Mussolini.

    Este escritor y colaborador de periodicos como El Adelanto de Salamanca o La vanguardia.

    Durante su interesante vida, fue calificado de bohemio y estrafalario y tuvo problemas con las autoridades siendo encarcelado en el turbulento año de 1917. En 1917 estuvo preso en las instalaciones militares de Oviedo y en 1926 sufrió destierro en Huesca, dictado por Primo de Rivera, a causa de defender a Unamuno en la Casa del Pueblo de Eibar durante una gira de la tuna.

    Antes marcha a Bolonia a continuar con sus estudios. Tras volver a España se mueve entre Madrid y Barcelona, trabajando como cronista político. Regresa a Salamanca para participar en un homenaje a Unamuno, pero fallece la noche anterior el 31 de diciembre de 1931.

    Acostumbrados a textos de propaganta panCastellanista de la época, especialmente en autores extranjeros como el Vasco Miguel de Unamuno y otros varios de La Mancha y Andalucía que querían hacernos ver que toda la Meseta es Castilla:
    Aquí tenemos varias menciones de José Sánchez Rojas al País Leonés, tanto al territorio, a las Ciudades como a la idiosincrasia del Pueblo Leonés, todo en clave romántica:

    El espíritu leonés, por José Sánchez Rojas (1915)

    José Sánchez Rojas, hacia 1925

    Zamora pertenece al Reino de León. Históricamente, geográficamente, espiritualmente.
    Con las provincias de León y Salamanca, como todos sabéis.

    Históricamente conocéis las andanzas de estos pueblos: Zamora, entraña de León, fue pisoteada por Castilla.

    Espiritualmente (tradición, carácter, paisaje y fisonomía de sus hijos, sabor actual y ecos de leyendas pretéritas) ni Zamora (Toro, Benavente) ni Salamanca (Ledesma, Ciudad Rodrigo, Alba de Tormes) ni León (Astorga, Sahagún) son pueblos castellanos.

    Así, León es una cosa distinta de Castilla.

    Castilla es Castilla la Vieja, es Burgos, Caput Castellae.

    Castilla es Castilla la Nueva, es Madrid, Toledo, Cuenca.

    Pero León es, ante todo y sobre todo, Zamora. He descubierto estas cosas aquí en Zamora, ante este románico típico leonés, ante este paisaje, y no voy a ocultar mi descubrimiento a los sociólogos e historiadores de hogaño.

    León es un pueblo exótico; la catedral estaría bien en Alemania, en el este de Francia, pero puesta donde está desentona con los portales de la farmacia del señor don Fernando Merino, Conde de Sagasta, y de las casucas miserables que le rodean.
    Frente a la puerta principal de la Pulchra Leonina han visto mis ojos una fuente retrechera que estaba pidiendo a gritos tres docenas de cartuchos de dinamita.
    San Marcos tampoco está bien en León.
    En León solo nos recuerda la tierra San Isidoro, el panteón de los Reyes, y alguna casuca hidalga, nada más.

    Salamanca es un pueblo opulento, monumental, mimado por el sol, pueblo italiano a ratos… Solamente la Catedral Vieja, San Martín y San Marcos ya nos hacen evocar la historia de Salamanca.

    Zamora, vista desde el Duero

    En Zamora, en cambio, todo es leonés. Media docena de iglesias estupendas: San Juan, Santiago, La Magdalena, Olivares, y otras que no recuerdo (sin contar la catedral, San Salvador).
    La leyenda zamorana es leonesa: Doña Urraca, Men Rodríguez de Sanabria, el fiel amigo de Pedro el Cruel, el recio obispo Acuña, el comunero.
    El paisaje es leonés: el Duero, vegas del Duero, valles mimosos; Valorio, transición del paisaje salmantino al orensano, al astur y a la provincia de León. Ninguna opulencia, ningún exotismo en los edificios. Están colocados donde deben estar.

    He tenido, voy teniendo, y tendré en Zamora la sensación de lo que era el Reino de León, de lo que todavía es y de las diferencias que le separan de la región castellana. León no era una mera nomenclatura geográfica; León era un pueblo intermedio entre lusitano, astur, gallego, extremeño y castellano. Más flexible que Castilla, y por ende, de menos personalidad. Con su amor a lo sencillo, a lo sobrio, a lo severo. Pueblo que sabe recogerse y saltar sin estruendo. Pueblo de altivez, de individualismo, repleto de gestos rebeldes. Pueblo el de León colocado entre corrientes opuestas y fluctuando, sin irse al fondo, en medio de ellas.

    Castillo de Zamora

    Castillo de Zamora
    Mirad estas gentes zamoranas, leonesas, salmantinas. La unilateralidad y pobreza mentales del castellano no rezan con ellos. Tienen algo de la ondulación portuguesa y de la zorrería gallega (maragatos, sanabreses, charros). Ni idealistas como los castellanos, ni prácticos como los catalanes. Las dos cosas, en dosis suaves, a la vez. ¡Suaves tierras de León! Zamora es la entraña del viejo reino. Es ahora de noche, voy a salir de viaje; dentro de media hora rodaré por esas calles. Zamora duerme en el calor de una noche de Agosto. Ya he subido al tren. Y en todo esto veo la fisonomía actual leonesa: Doña Urraca, Acuña, Clarín… gente rica de recursos, taimadilla a veces, pero bonachona siempre. Y con la imaginación veo en una sola plazuela San Isidoro de León

    Artículo sobre Quén es Sánchez Rojas fuente: (www.)villaalbadetormes.com

    El último bohemio, encarnación de los personajes “valleinclanescos”, Pepe…
    Es Sánchez Rojas un personaje peculiar en la época regeneracionista en España.

    Hábil cronista político, de pluma fácil y ligera (ligera en todos los aspectos), conocedor de los vericuetos de su época como pocos, “hombre a punto de..”. Estuvo a punto de ser ministro, a punto de ser diputado, a punto de ser cronista oficial de la Diputación (puesto para el que estaba capacitado mejor que nadie y que por cuestiones de índole política no se le concedió llevándoselo el padre Getino), a punto de un sin fin de cosas.

    Su vida es azarosa desde su infancia. Nace en Alba de Tormes en 1885 , estudia en un colegio de Ciudad Rodrigo; en el año 1900, coincidiendo con el rectorado de Unamuno empieza su carrera de Derecho en la Universidad de Salamanca. Toma contacto con el rector y rápidamente se crea entre ellos una atracción mutua muy especial que teniendo sus altibajos, perdura en el tiempo hasta la muerte del discípulo cinco años antes que la del maestro. En la Universidad conoce e intima con Iscar Peyra, Federico de Onís (con quienes funda la revista Gente Joven), Filiberto Villalobos, Cándido Rodríguez Pinilla, en fin, la flor y nata de la intelectualidad salmantina. Es quizá, el de mayor inteligencia y facilidad para escribir, pero el que menos fuerza de voluntad tiene y al que peor destino le depara la vida.

    Se doctora en Madrid y es becado ara continuar sus estudios en Bolonia donde estuvo un año. A su regreso vive en Madrid, en Alba de Tormes, en Barcelona, nuevamente en Madrid. En el año 1926, por defender a Unamuno es desterrado en Huesca, regresa a Madrid y muere el 31 de diciembre de 1931 en Salamanca en el hotel Términus, precisamente el día que iba a tener lugar un homenaje en su nombre al que iba a asistir, entre otros, Unamuno; el que Rojas pensaba ensalzar en el discurso que nunca llegó a leer.

    Este trotamundos de inteligencia contrastada (la primera matrícula de honor que da Dorado Montero es precisamente a Sánchez Rojas) no tiene residencia fija, duerme allá donde quiere o donde puede (en la redacción de El Adelanto había una cama conocida como la de Sánchez Rojas) y va dejando desperdigada su obra y correspondencia, lo que dificulta su estudio. Sin embargo los artículos periodísticos que se pueden encontrar “ratoneando” hemerotecas dejan constancia de su buen hacer como cronista político de la época.
    Sus relaciones personales son numerosísimas y muy ricas. Pueden contar entre sus “amigos” a los políticos e intelectuales más insignes de su tiempo: Azorín, Unamuno, Dorado Montero, Valle-Ínclán, Beccari, Indalecio Prieto…. Se podría seguir enumerando otros contactos menos gratos para él (Conde de Romanotes), pero no es cuestión de aburrir.

    Sánchez Rojas es invitado a reuniones y fiestas de sociedad, donde su amena charla es bien acogida entre los asistentes y es considerado a pesar de su estrafalaria vestimenta. Fumador empedernido y bebedor de café, no había una cafetería donde dejaran de servirles por falta de dinero. Pepe, o era invitado o pagaba sus cafés aunque fuera escribiendo un artículo a cambio.
    Trabajó para varios periódicos y revistas y colaboró en infinidad de publicaciones de todo tipo. Tradujo a escritores italianos como Croce y escribió obras: Tratado de la perfecta novia, Paisajes y cosas de Castilla, Sensaciones de Salamanca, Las mujeres de Cervantes (obra que los editores Montaner y Simón le encargaron y que él no llegó a terminar), Elogio a Gabriel y Galán, Elogio a José Sánchez Ruano, Castila y Cataluña, A propósito de los exámenes, y otras muchas, la mayoría no publicadas y perdidas en alguna de las muchas pensiones frecuentadas.

    Su gran frustración es la falta de una mujer y ese ser bohemio a la fuerza (se es bohemio po no poder ser otra cosa, dijo alguna vez). Confesaría muchas veces sus preferencias por un hogar en vez de vivir como vivía, pero no tuvo la voluntad para cambiar el curso de su vida. Pudo haber sido todo lo que se hubiese propuesto y fue, acaso, lo que quiso.
    Ensalzó a Salamanca como ciudad y atacó a sus gentes por conformista y por el poco espíritu revolucionario que emanaban. Fue republicano y socialista de ideas y fue ante todo, defensor de aquello que él creía justo.
    Luchó por mantener su dignidad como periodista, aunque ello tuviese el premio que al final tuvo, y murió en su querida tierra, en su Salamanca.

    http://1.bp.blogspot.com/_kJodmC4pWmw/SyLPGTyvLwI/AAAAAAAAEBU/mA9f3g5DWtQ/s400/Imemorianrojas.jpg

  14. ciudadano says:

    Chibus. Lo primero que este engendro nauseabundo creado en 1983 no es una región.

    Lo segundo que lo que usted comenta es producto mismo de la creación de esta cc.aa donde las provincias leonesas son las peor paradas. Así que no me venga con gilipolleces de rollos medievales porque eso usted se lo comenta a los de la Fundación VillalaR-Castilla y León que se gasta 1,6 millones de euros cada año para luego ser este engendro autonómico creado por razones de estado e intereses de partido una de las cc.aa más endeudadas. Un pozo sin fondo que es la cc.aa de Valladolid de 2 territorios históricos, León y Castilla, y nueve provincias. Si usted atendiera a las cosas se daría cuenta que incluso el ministro de fomento portugués insinuó que una cc.aa de León, Zamora y Salamanca beneficiaría tanto al norte de Portugal como a esas provincias. Pero usted no veo o no se quiere dar cuenta que este territorio no tiene identidad política, que es un pastiche de tos territorios y que es un territorio inmenso imposible de gobernar con una extensión tan desmesurada.

  15. ciudadano says:

    Por cierto. El señor José Luís López Álvarez es de un pueblo fronterizo con Galicia. Su castellanismo le viene de Segovia y Valladolid donde a muy temprana edad fue a vivir. No de su pueblo natal donde marchó con 15 años. Por tanto decir tal cosa es un error por el simple hecho de vincular territorios.

    Por cierto el espíritu castellano es el negador de pueblos, el opresor de pueblos, y el que reafirma el imperio español. Un espíritu retrógrado, arcaico y hostil. Un espíritu andrajoso y mezquino como bien decía Machado entro otros intelectuales. El espíritu leonés es de algo humilde y sencillo pero de onda belleza y expresión donde se reafirman valores como la democracia, y el sentido de la libertad. Valores de la europa más moderna. Un espíritu donde lo rural es algo virtuoso. Y como decía Caro Bajora lo leonés tradicional es lo que mejor convina con lo moderno.

    Si usted o ustedes quieren pagar la minuta de la Fundación Villalar con sus pajas mentales sobre imperios medievales cuartelados en pleno siglo XXI constéenlo pero lo que no estoy dispuesto es a que de mis impuestos se subvencione a una fundación arcaica y deficitaria.

  16. ciudadano says:

    *combina.

  17. Estimado Ciudadano:

    Tienes razón en algunas cuestiones…como que León, Zamora y Salamanca están dejadas de la mano de “dios” por la Junta…pero también Ávila, Segovia, Palencia, Soria…es decir todas menos Burgos y Valladolid…pero esto ya es otra cosa…lo que hay que hacer es exigir a la Junta que distribuya las inversiones por la “periferia central”.

    También tienes razón que históricamente hubo un Reino de León…que llegó por todo el Oeste de la Península…también que hubo un Reino de Castilla…y que Fernando III el Santo unió a los dos reinos.

    Tienes razón en que la historia es muy bonita.

    Pero no solo de pan vive el hombre…en la actualidad…a los mercados les importa un “…” España…y les importa un “…” los reinos de España…solo sabemos que 2,5 millones de habitantes no tienen peso en España, tampoco en Europa… y no hablemos del mundo.

    Lo que tenemos que hacer ahora es no entretenernos en el pasado…tenemos que hacer propuestas para el futuro…por ejemplo: la organización del Territorio…copiar de cuando Raimundo de Borgoña tuvo que repoblar el Reino de León…y de Castilla… organizándose en “sexmos”…que ahora vendría a ser como si se diluyesen las Diputaciones y todos los ayuntamientos…para configurar ayuntamientos con un mínimo de habitantes (por ejemplo 10.000) y que esa organización protegiese las actuales provincias…ya que si no se hace (y aquí los políticos de todos los colores lo que hacen es pura demagogia)…los jóvenes que quedan en nuestros pueblos no se irán a Béjar, Ciudad Rodrigo o La Bañeza…se irán a Madrid y Barcelona…donde ya se están marchando…a trabajar…y allí fundan su familia…y al principio vienen a ver a los “abuelos”…y en menos de lo que “canta un gallo”…ya no vuelven porque los nietos prefieren hacer “botellón” en Alcorcón…que en Zamayón…por poner ejemplos.

    Lo que pedimos ahora es ser más prácticos…o nos quedaremos solos…unos pocos…peleándonos en si son “galgos o podencos”.

    Gracias por participar…se aprende y recuerda mucha historia…y esto siempre es de agradecer :)

    Saludos.

  18. ciudadano says:

    1.Se equivoca. Palencia forma parte de ese ámbito desarrollado. Y ni Soria ni Segovia forman parte del ámbito territorial al que afecta el plan del oeste. No hay intereses comunes y más cercano estará un soriano a un turolense en cuestiones económicas y de marginación que a un ciudadano de estas tres provincias.

    2. Nuevamente se equivoca porque la corona de castilla era un ámbito territorial que iba de Galicia pasando por las provincias vascas hacia el sur peninsular.Poco después de 1230 se crea la hermandad mayor del reino de león y galicia que eran los territorios de esta corona unidos para defender sus intereses ante la corte. Nunca formó el territorio leonés parte de Castilla o del reino de Castilla. Y existió tanto el Real Adelantamiento del Reino de León como la Región Leonesa. Periodo que sea siempre León tuvo su identidad territorial. Es decir, no hace falta trasladarse a siglos atrás cuando el reino de león sino antes de 1983 donde existía la región leonesa. Los que defienden la ‘unión de 1230′ se remontan a siglos atrás, al medievo, e interpretan una unión de forma sesgada y torticera. En forma alguna representa más la corona de castilla para los leoneses que para los extremeños, andaluces o gallegos. Y es más, más importancia tuvieron los marinos vascos o los extremeños o los andaluces en aquella corona que los leoneses.

    3. Esos argumentos de solos no pintamos nada son los mismos argumentos expuestos antes de 1983 para plantear esta aberración autonómica llamada Castilla y León. Y lo que se ve es que somos el relleno de Castilla, el patio de atrás, totalmente depauperados y atados de pies y manos ante las directrices de Madrid. No hay ningún gobierno o ente político leonés con fuerza para defender nuestros intereses y nos encontramos con entes como la Junta de Castilla y León, y los políticos castellanos, totalmente alejados de nuestra realidad y nuestros intereses. Para tener voz hay que tener voz propia y la realidad es que no se puede seguir defiendendo algo que no funciona porque es recaer en el mismo error y crear una montaña. Si no funciona este engendro hay que romper con él y dejar libertad a los territorios para que decidan su futuro no imponer una dirección porque se ponen piedras y pelos en las mismas ruedas porque es obvio que con gente que no quiere ir por esa misma dirección nada hay que hacer. Llevamos 29 años de marginación. Las provincias de Zamora, León y Salamanca perdieron muchísimo con esta cc.aa y es algo toralmente cuantificable como para decir que miremos al futuro…un futuro cada vez más negro estando con los castellanoviejos. Si usted habla de progreso haga caso a las palabras del ministro de fomento portugués que decía que una cc.aa de Sa-Za-Le sería lo ideal para el progreso de toda la zona.

    Mis intereses no son comunes a sorianos, burgaleses o palentinos, menos aún de conquenses, manchegos, etc. Mis intereses son comunes a toda una zona oeste integrada en el plan del oeste…una zona vertebrada por la ruta de la plata y expresada en eventos culturales como la mascarada ibérica entre otros eventos culturales. Mis intereses están al lado de asturianos, gallegos, portugueses y extremeños y no de castellanoviejos.

  19. ciudadano says:

    Pienso en el futuro. Quiero lo mejor para la región leonesa. Un territorio que concurría al estado de las autonomías. Un territorio histórico al que se le negó la autonomía. Hecho que nos lleva a estar en una situación de marginación total.

    Si usted quiere pensar en imperios cuartelados y no discutir el estatus quo actual de la región leonesa que no es otro que la cc.aa de Castilla y León…estando 29 años en vía muerta es muy libre de hacerlo.

  20. Hola buen ciudadano :)

    Hombre no te enfades…todos queremos lo mismo…verás:

    Yo quiero lo mejor para mí…y para mí familia…y para mí barrio…y para mí ciudad…y para Zamora y León…y para el resto de Castilla y León…y para España…y para Europa…y para el planeta Tierra.

    A esto se le llama un nuevo modelo económico que sustituye al tradicional comunista o capitalista…lo hemos dado en llamar: Modelo fractal…que trata de emular el crecimiento de la naturaleza…en resumen…crecimiento sostenible…y el antiguo Reino de León…aún tienen grandes posibilidades…no podemos quedarnos atrás…o pasará por encima de nosotros.

    Gracias por tú participación…en el fondo…todos queremos lo mismo…con visiones personales :)

  21. ciudadano says:

    Hombre, no me enfado. No fue en modo alguno mi intención; simplemente estoy algo harto de los mismos argumentos de siempre repetitivos. No es una crítica pero verás: cuando se dice eso de ‘se unieron en 1230′ es una media verdad utilizada de forma torticera por el establishment autonómico actual para justificar este ente autonómico implantado de forma unilateral desde los despachos.

    Las uniones no siempre son ventajosas. Mira las colonias. Mira por ejemplo la situación que depara el Euro. No siempre es positivo, y como en los matrimonios mal avenidos hay que decir ¡basta! porque ya sabe: mejor solos que mal acompañados.

    Comprenda que esos argumentos unionistas de ‘cuantos más mejor’ ‘unidos somos más fuertes’ son los que empleaban en Valladolid para luego aprovecharse de esa situación de unión, no de igual a igual, para beneficiarse. Comprenda que lo más racional es mirar por las provincias peor paradas. Las provincias del ámbito en el que se mueve Salamanca.

    Le pongo un ejemplo para que se de cuenta que lo que dice usted sobre ‘cuanto más llegue para la autonomía de Castilla y León es mejor; hay que luchar porque llegue más’ es erroneo en parte. Los fondos miner son fondos que llegan de Europa para las cuencas mineras…es el argumento ese mismo. Pues esos fondos para que vea usted no se invierten para la reconversión de esas zonas mineras y se invierte en parques en Valladolid. Si viniese más dinero para esta cc.aa no pasaría otra cosa que esa situación de asimetría…y esa situación no se soluciona con que llegue más y más para esta cc.aa sino con romper el pucelanocentralismo. Es decir, ese argumento de exponer que luchando porque la cc.aa tenga más no revierte en que León, Zamora y Salamanca tengan más. Y Salamanca es una de las provincias más marginadas. Otro ejemplo fue cuando la cc.aa pasa el baremo para no seguir percibiendo ayudas de la UE y no permitieron que se constituyese un NUST-2 para percibir esas subvenciones. Es decir, que la misma configuración nos lleva a que si en su conjunto pasamos el baremo no se acuerdan de las zonas más deprimidas. Y es el sempiterno luchar por los demás para que aquí no toque las migajas.Y como comprenderán son suficientes ejemplos como para pensarse muy y mucho este tipo de cosas.

    Hay que ser realistas y no pensar en imperios de x provincas sino ver las posibilidades de hacer. El creer que por más territorios se va a estar mejor es un error. Cuanto más uno se sepa valer por sí mismo y sea más autosuficiente es decir tener voz propia estará mejor, tendrá más dinamismo e iniciativa. El pensar que con más territorios y cuestiones de unidad nos lleva a depender de otros territorios, a estar tutelados y a no tener esa iniciativa de progreso porque otros ya la tienen por nosotros y siempre beneficiarán antes a sus respectivas zonas antes que la nuestra. Por tanto, la voz propia e iniciativa es lo básico…

  22. ciudadano says:

    Otro ejemplo contrario a sus tesis.

    Las subvenciones al carbón. Un recorte del 60%. Un recorte que afecta a la economía comarcal de las comarcas mineras porque directa o indirectamente es el sustento de mucha gente. Para que nos hagamos una idea es como si a Valladolid le quitan la Renault, no solo afecta a los trabajadores de esa factoría sino a todo lo que mueve.

    Bien, por el tema de no tener ni voz propia ni peso político aunque se esté en la 8ª economía mundial el PP en masa de dedicó a apoyar los presupuestos que dilapidaban las posibilidades económicas de varias comarcas. Los del PP leoneses acataron por disciplina de partido las directrices del PP de Madrid. ¿Hubiesen acatado esas directrices y acatado ese rodillo si militasen en un partido con representación en el Congreso y en el Senado y que defendiera los intereses de los leoneses como lo hacen los partidos vasquistas o catalanes?. Desde luego que no. ¿Y qué pasa con el miembro del PP de Ávila que iba promoviendo en Madrid que no se diesen esas subvenciones?. ¿Es que defienden lo mismo?. ¿Sabe usted en dónde se empleaban los Miner?. En Valladolid para hacer parques y no para lo que estaban empleados que era para la reconversión. ¿Pero, Chibus, quién administra los Miner más que la Junta de Castilla y León!. ¡Es que son los mismos intereses?.

    Lo que dije…mejor solos que mal acompañados.

  23. Ciudadano, los árboles leoneses no te dejan ver el bosque ;) Es lo que tiene el nacionalismo…

  24. ciudadano says:

    No será que tu nacionalismo castellano de tanto cereal haga que contemples el paisaje pero no lo que hay más allá de la línea de horizonte…

    Pensaba que esa pancastilla imperial era desarbolada…

  25. “Ancha es Castilla”

    y que alguien que ve el mundo únicamente desde su óptica leonesista, apoyado en perjuicios, regionalismos, en buscar a un culpable (Castilla) de todos los males, etc… sin ir más allá me llame “nacionalista” ;-)
    Luego os enfadáis cuando la gente os toma a risa…