suscribirse: Artículos | Comentarios | Email

La autonomía desatinada

7 comentarios

autonomia desatinada

En diciembre de 2010, tras un largo proceso, el Tribunal Supremo dio la razón a tres familias que habían solicitado una educación bilingüe para sus hijos en Cataluña (español y catalán). Un año después el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña estableció en dos meses el lapso de tiempo para que la Generalidad aplicara el bilingüismo en la comunidad autónoma. Otro año después el pleno contencioso administrativo del mismo tribunal da marcha atrás, acepta parcialmente el recurso de la Generalidad, y decide instar al Govern a garantizar la atención personalizada en castellano, pero solamente de los alumnos cuyas tres familias lo han reclamado a través de la Justicia. La grotesca algarada judicial concluirá cuando el Tribunal Supremo zanje definitivamente el asunto que los prestigiosos juristas del tribunal autonómico no han sabido solventar. Siempre queda un regusto amargo cuando la judicatura, haciendo bueno el irónico discurso de Descartes («El buen sentido es la cosa mejor repartida del mundo, ya que cada uno estima estar tan bien provisto que hasta los que son los más difíciles de satisfacer en cualquier cosa no suelen ambicionar, por lo general, más del que poseen»), zanja de manera ridícula un asunto obvio.

El gobierno catalán, por si acaso, se había movilizado con anterioridad al fallo y había requerido la colaboración de sus palmeros -subvencionados con dinero público- para presionar al órgano judicial, considerando que su ilegal inmersión lingüística no podía ser cuestionada por nada ni por nadie, dado el carácter superior de las decisiones del Parlamento autonómico, la imposibilidad de que un Tribunal modifique la legislación aprobada por la institución y la necesidad metafísica de exterminar el idioma de España de la irreductible aldea. Particularmente contundente se mostró el Partido Socialista de Cataluña.

El Partido Popular -18 diputats- protestó tímidamente tras apoyar sin contrapartida alguna los presupuestos del Gobierno en minoría de Artur Más, que a su vez ha correspondido aprobando la reforma laboral del gobierno central. Ciutadans -3 diputats-, por su parte, exigió “que se respeten las leyes, el Estatuto y la Constitución”.

El asunto en sí parece repugnante. Desde fuera de la política oficial es imposible comprender que nadie tenga nada que decir sobre la importancia de utilizar el español en España, sobre la obligatoriedad de cumplir la leyes o sobre lo inadecuado de presionar al poder judicial desde el legislativo, considerando que si el primero existe de manera independiente es como mecanismo democrático de salvaguarda para los abusos del legislador. Menos aún se comprende que los responsables de semejantes desmanes sean precisamente los profesionales de la política.

Aún con todo, nada se puede comparar a la última moda instaurada en Cataluña consistente en una llamada permanente a la desobediencia civil de los ciudadanos por parte ¡de las instituciones políticas! El portavoz del Govern, Francesc Homs, animó hace menos de un año a los catalanes a llevar el distintivo ‘CAT’ en las matrículas ocultando si es preciso la ‘E’ de España (los Mossos d’Esquadra le advirtieron, inmediatamente, que es una conducta sancionable). Este sujeto es el mismo que ofreció apoyo a los ayuntamientos que no cuelgan la bandera de España en sus balconadas y vio “con simpatía” el nacimiento de la independentista Asamblea Nacional Catalana. Oriol Junqueras i Viesras (presidente de ERC) solicita a través de los medios de comunicación la insumisión fiscal al Estado y los ayuntamientos de Gerona, Arenys de Munt y Berga lo aprueban oficialmente con el apoyo de CIU y el PSC. Estamos hablando, por si alguien no se ha dado cuenta, de la comunidad autónoma con mayor deuda de todo el país (41.778.000.000€).

Fomentar la desobediencia civil desde los poderes del Estado encargados de generar leyes y fomentar la convivencia es práctica canallesca e irracional. Por muy inepto que uno sea se dará cuenta que es imposible detener el mar con las manos. Los ciudadanos, por ejemplo, harán muy bien en desobedecer la orden de la sanidad catalana que obliga a los profesionales de sus hospitales a dirigirse en catalán a los pacientes, aunque no les entiendan ¡Cabe mayor villanía!

Ha querido el azar que estos lamentables acontecimientos coincidan con una noticia del máximo interés: reputados especialistas en Biología Evolutiva (alguno de ellos catalán, de la Universidad Pompeu Fabra) avanzan que la revista Nature va a publicar, próximamente, el resultado de sus estudios de genética comparada que demuestran la ausencia casi total de diferencias entre el material genético de los humanos y los gorilas. Ante el pasmo científico generalizado, pues se esperaba precisamente lo contrario, es necesario continuar la investigación y testar nuevas hipótesis científicas. Voy a proponer al señor Homs que, dado que al comparar a la baja con otras especies no hemos tenido éxito -ni con gorilas ni con chimpancés-, y con el fin de aprovechar recursos en investigación, se debería intentar comparar al alza la secuencia de nucleótidos del ADN entre otros humanos españoles y los humanos catalanes para zanjar definitivamente el asunto y, de esa manera, apoyar de manera ya definitiva la tesis de la diferencia ontogénica entre los privilegiados que han tenido la suerte de nacer en Cataluña y los demás descendientes de la línea ibérica de los primates

  1. Buenas tardes Sr. Suso:

    Observo que es usted un tanto “anti-nacionalista catalán”…comparto lo de anti-nacionalista…pero de todos los nacionalismos…incluido el de Castilla y León…pero el nuestro va de pobre.

    Tampoco debemos desdeñar el nacionalismo español de los madrileños…que apropiándose de España…dejan a dos velas a sus queridas Castillas (la nueva, la vieja y el Reino de León)…y como ejemplo las leyes de Esperanza Aguirre liberalizando los horarios comerciales…que hunden aún más nuestro pequeño comercio.

    Tampoco debemos desdeñar que en Castilla y León existen oposiciones al cuerpo de maestros y profesores convocadas cada dos años en lugar de cada año…y siempre cuando solo pueden presentarse los de esta Comunidad…es una forma burocrática más de impedir que opten a las plazas españoles de otras Comunidades.

    Vamos…que con tanto “nacionalismo”…España se hunde entre el Mediterráneo, el Atlántico y el Cantábrico…¿volverán las potencias mundiales a usarnos como conejos de indias para la gran reforma mundial que se nos viene encima?.

    Saludos.

  2. Chibus no sé porque dices que Suso es un poco “anti-nacionalista-catalán” … ¿no será porque tú eres un poco “nacionalista-catalán”? ;-)

    El nacionalismo catalán se pasa la ley por salva sea sus partes siempre que no le conviene y eso es lo que expresa Javier Suso en este artículo. Actualmente Cataluña es la comunidad autónoma española donde menos respeto hay a las leyes y a las decisiones que todos los españoles a través de sus instituciones adoptan. Es una situación vergonzosa que los gobiernos nacionales de PSOE y PP han consentido gracias a sus complejos y a su falta de sentido de estado.

  3. Francisco Javier Suso says:

    Los excesos de las comunidades autónomas son, afortunadamente, centro de atención en estos tiempos. En el caso catalán llama mucho la atención la continua llamada a la desobediencia civil desde las propias instituciones porque es indecente. La comunidad de Madrid se acaba de unir al desatino recientemente en palabras de su mandataria principal [http://bit.ly/I4y07X]. Por mucho que uno deplore el esperpento autonómico y enumere, uno a uno, todos los disparates procedentes del poder autonómico la realidad no cambiará y la propuesta de desobedecer a la autoridad formulada desde la autoridad seguirá siendo un desatino, una indecencia y una canallada.

  4. Buenas tardes Darco y Suso…parece que ahora sí estamos al cien por cien de acuerdo…

    Todas las autonomías están haciendo “de su capa un sayo”…y lo pagaremos todos…sobre todo los que pertenecemos a las autonomías de “tercera división”.

    Cuando les interesa, se agarran a la Constitución Española, cuando no, le buscan “tres pies al gato”.

    Lo que he querido decir es que los castellanos y leones están siempre “mirando con lupa” a la autonomía catalana y apenas se critican muchas decisiones de la madrileña…que nos afecta aún mucho más. Es más, para el futuro, es posible que Castillaleón y Castillalamancha tengan que renunciar a su automía y pasen a formar parte de un territorio político madrileño…nuestra economía y población no da para “autogobernarnos”…no tenemos dinero ni lo generamos…

    Yo, para finalizar, me curo en salud: estoy en contra de los nacionalismos…vengan de donde vengan…y algunos están muy escondidos…como es el nuestro…que nos lleva al desastre.

  5. ciudadano says:

    No sé qué pensarán algunos que critican a la cc.aa de Cataluña al contemplar esta cc.aa que es una total aberración. No sé qué pensarán al ver toda la manipulación de la Fundación Villalar que manipula a conciencia a los niños para que se sientan de un engendro autonómico creado hace 29 años. Si fuese la fundación els segadors seguro que habrían montado en cólera. Si a los ciudadanos de las provincias de León, Zamora y Salamanca les dicen todo lo que perderían de un plumazo en 29 años y todas las oportunidades perdidas y les dejasen opinar no existiría este engendro, pero aquí se habla de las vacaciones fiscales pero no se habla de todo lo que se lleva Madrid, Valladolid y Burgos. Dejando a estas provincias en un completo erial democráfico y económico para engrosar las arcas de los territorios del centro peninsular y dejar al oeste cercano a Portugal sin futuro.

    Chibus, es un poco incomprensible tus argumentos cuando en otros artículos no dejas de ver ese nacionalismo castellanoleonés recalcitrante. Si aplicas todo éso de lo dejados que estamos de la mano de dios aplícalo de las provincias de León, Zamora y Salamanca respecto al ente autonómico creado por razones de estado e intereses de partido en 1983 y no vengas con esa retahíla de ‘las castillas’, algo sumamente incomprensible.

  6. Hacía mucho tiempo que no teníamos por aquí un troll leonesista que intente hacernos tragar con ruedas de molino y nos “descubra” lo malos que somos ;)

  7. ciudadano says:

    Ni troll ni leches, amigo Darco.

    La Junta y su gran Castilla son una verdadera patraña que atenta contra la historia, y el bienestar del pueblo.